viernes, 30 de agosto de 2013

¿SIEMPRE LLEGA TARDE? TDAH en adultos. CONSEJOS PARA LA GESTIÓN DEL TIEMPO

Las personas con TDAH suelen tener una especial dificultad para manejar el tiempo. Lo perciben de manera distorsionada y no son capaces de calcularlo con la efectividad con la que lo haría cualquier persona sin TDAH. Esta ineficaz gestión del tiempo es consecuencia de la disfunción cerebral de uno de los componentes del sistema ejecutivo: la memoria de trabajo. Una de las manifestaciones de esta disfunción es una tendencia crónica a “llegar tarde”. Para combatir el “retraso crónico”, primero debemos entender qué se esconde detrás.
Existen cinco motivos básicos por los que los adultos con TDAH tienden a ser impuntuales.
  • Percepción distorsionada del paso del tiempo.
  • La creencia de que uno está listo para salir cuando, en realidad, no lo estamos. Hablamos del síndrome del “no lo encuentro”.
  • El intento de realizar "sólo una última cosa más" antes de salir de casa.
  • La ansiedad que manifiestan ante la posibilidad de tener que esperar si llegan pronto a las citas.
  • La dificultad para "prever los imprevistos".



LA PUNTUALIDAD
Llegar tarde es algo que le puede pasar a cualquiera, pero la norma para muchos adultos con TDAH es llegar tarde a todas partes por más que intenten correr. Llegan tarde a las reuniones, dejan plantados a sus amigos o son los últimos que recogen a los niños del colegio. Las excusas son variadas, bien porque a última hora no encontraban las llaves, el móvil u otra cosa necesaria o porque no han sido capaces de terminar las tareas de la oficina para salir a tiempo. 
Si esto suena familiar, existen estrategias que pueden ayudarnos a evitar estas situaciones. Por ejemplo, las alarmas audibles realmente son muy útiles para estos cometidos. Utilizar las alarmas del teléfono, del reloj de muñeca o, incluso, las agendas con alarmas que pueden descargarse de la red pueden alertarnos con tiempo de las tareas pendientes o de las citas que tengamos.
LA IMPUNTUALIDAD DAÑA LA RELACIÓN CON LOS DEMÁS
Las personas con TDAH no tienen la intención de ser groseras o irrespetuosas. Sin embargo, esa “impuntualidad crónica” en el TDAH a menudo se interpreta como una actitud egoísta y una falta de consideración hacia los demás y es una de las particularidades que obstaculizan las buenas relaciones con familiares, amigos o compañeros del trabajo.
AJUSTAR EL HORARIO DE SALIDA, NO EL TIEMPO DE LLEGADA
¡Esta es la clave! En lugar de apuntar en nuestra agenda la hora de la cita, es mejor sustituirla por la hora a la que debemos salir. Para realizar este cálculo de manera correcta partiremos de la hora a la que hayamos quedado y empezaremos a contar hacia atrás, calculando el tiempo total que necesitaremos para prepararnos hasta el momento de salir de casa o de la oficina. Esta planificación previa nos facilitará el ponernos en marcha con el tiempo suficiente.
OBJETIVO: LLEGAR PRONTO
Para llegar a tiempo, debemos planificarnos para poder llegar en hora. Por eso, añadiremos 10 minutos a la hora real de la cita, para evitar posibles imprevistos que puedan surgir: problemas de tráfico, no encontrar las llaves, etc.
Otro de las dificultades importantes para las personas con TDAH es la aversión a la demora no estructurada, es decir, no soportan tener que esperar sin ningún entretenimiento. Llegar exactamente a tiempo es muy difícil, pero si no llegamos temprano probablemente llegaremos tarde. Para evitar este problema, lo mejor es tener preparada alguna actividad que no requiera mucha atención, pero que nos distraiga y rellene el tiempo de espera  en el caso en el que lleguemos pronto a nuestra cita: leer un libro, ver una revista, jugar a la  videoconsola portátil o simplemente esperar en el coche escuchando música.
¿CUÁNTO TIEMPO TARDA EN LLEGAR?
Las personas con TDAH se caracterizan porque subestiman el tiempo que tardan en ir desde el punto A al punto B. Es probable que se sorprenda al saber que su viaje de “10 minutos” en realidad dura 20 minutos. Mida el tiempo de la ruta, utilice Google Maps si es un recorrido que nunca ha hecho anteriormente y añada un 20 por ciento más de tiempo si tiene que desplazarse en hora punta.
LAS DISTRACCIONES
Para muchas personas con TDAH es casi imposible salir por la puerta sin hacer una última cosa más, esa tarea adicional que no es urgente pero que hace descarrilar los planes y desbarajustar el horario previsto: realizar una última llamada o regar una planta para, finalmente, llegar tarde. Esa última tarea siempre nos llevará más tiempo del que podamos disponer antes de irnos. 
Como estrategia, evitaremos distraernos si nos repetimos en voz alta lo que vamos realizando, para ser conscientes de nuestra planificación y no desviarnos de nuestro objetivo, el cual es “salir según el horario previsto”. Por ejemplo,  “me pongo los zapatos, cojo las llaves y salgo por la puerta”.
EL SÍNDROME DEL “NO LO ENCUENTRO”
Otro obstáculo común es el síndrome de “no lo encuentro”. Cuando creemos que estamos listos para salir, en realidad, nos falta la cartera o el almuerzo o los zapatos. Entonces, ya vamos tarde, cuando nos creíamos preparados cinco minutos atrás.
¿Tiene ya preparado todo lo que necesita para salir por la puerta? Ese es el mejor remedio: prepararlo todo con anticipación. Piense de antemano lo que necesita llevarse y colóquelo junto a la puerta.
Pero recuerde que no es lo mismo imaginarse preparado en su mente que estar listo en la vida real. Diez minutos antes de salir repasaremos: ¿estoy listo, totalmente vestido?, ¿incluyendo los zapatos? Si no es así, usted no está realmente preparado.
Antes de salir, asegúrese también de llevar escrita la dirección y el teléfono de la persona a la que vaya a ver, para avisarla en el caso de que se pierda o tenga un atasco.
PONER ALARMAS
Póngase dos alarmas (un despertador y un móvil, por ejemplo). Una que suene cinco minutos antes de la hora de salida y una segunda para que suene justo a la hora en la que debe salir de casa/oficina. Cuando suene la primera alarma, deje de hacer lo que esté haciendo y apunte en una nota adhesiva el punto en el que lo ha dejado, para recordarlo más tarde. Trate de estar fuera antes de que suene la segunda alarma.
¿QUÉ TRUCO LE FUNCIONA MEJOR?
Es probable que usted no llegue tarde a todas sus citas. Algunas personas que no llegan nunca tarde al trabajo, con frecuencia suelen llegar tarde cuando quedan con los amigos. Piense en las estrategias que utiliza cuando llega a tiempo y utilícelas en todas sus citas, personales y laborales.
IMAGÍNESE LLEGANDO A TIEMPO
Algunas personas con TDAH suelen subestimar las consecuencias de llegar tarde a reuniones o citas importantes. Para contrarrestar esta tendencia, durante unos segundos, imagínese lo que va a pensar la persona que le está esperando si llega tarde ¿Qué va a decir?, ¿qué cara tendrá cuando usted aparezca? Ahora, recuerde la situación que se produce cuando usted consigue llegar a tiempo y vaya imaginando esa sensación de éxito en el camino hacia su cita.
IMAGEN: Google
FUENTES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada