sábado, 1 de enero de 2011

TDAH

LOS INDICADORES DE TDAH EN LOS DISTINTOS MOMENTOS EVOLUTIVOS DE LA VIDA

LOS INDICADORES DE TDAH EN LOS DISTINTOS MOMENTOS EVOLUTIVOS DE LA VIDA. De acuerdo con Gómez (1995) de los 0 a los 2 años, los indicadores de que un niño puede presentar trastorno del déficit de atención con predominio en hiperactividad son: problemas en el ritmo del sueño, periodos cortos de sueño y despertar sobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos. De los 2 a los 3 años inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes. De 4 a 5 años problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas. De 6 a 7 años según la valoración de los profesores, se muestra inquieto, e impulsivo, con falta de atención, agresivo y desobediente. Con frecuencia esta distraído. No parece escuchar cuando se le habla, no sabe jugar solo y las relaciones con sus compañeros se caracterizan por peleas y discusiones. Es característico el juego de estos niños. Por un lado, no saben jugar solos y además tienden a apartarse con los juguetes que son más novedosos para ellos. Los manipulan hasta que se cansan y los dejan destrozados. Cuando juegan solos no admiten perder, no son capaces de seguir las reglas del juego. Esto hace que sean rechazados por sus compañeros. De 7 a 12 a esta edad el niño con trastorno del déficit de atención con predominio en hiperactividad pasa a ocupar el primer plano de la clase. Su problema lo hace que no sepa mantener la disciplina en clase y además tiene más problemas de aprendizaje que sus compañeros. Para los profesores es un maleducado y un holgazán (Goméz, 1995) Goméz (1995) menciona que estos niños piensan que los padres tienen la culpa de su comportamiento, por lo que tensa y dificulta la relación entre el colegio y la familia, padres de familia y profesores, manifestando su desacuerdo y pasando culpas unos con otros. Esto a su vez incrementa la conducta hiperactiva en el niño. La relación con sus compañeros no es buena, lo rechazan, por las diferentes actitudes que manifiesta ante el grupo. En otras ocasiones se invierten los papeles y pasan a desempeñar el papel de líder en la clase ya que sus actitudes son vistas como hazañas. A esta edad, debido a su impulsividad, también se caracterizan por cometer pequeños hurtos. Todo esto genera el niño sentimientos, estados y sensaciones de inseguridad, fracaso e insatisfacción. La evolución del trastorno no se caracteriza por seguir una línea uniforme ni especifica. La coexistencia de conductas desafiantes, agresividad, negativismo e hiperactividad durante la infancia, conlleva una evolución muy desfavorable, pues los problemas iníciales suelen agravarse en la adolescencia y terminar en delincuencia (Gómez, 1995).
 
asociaciones tdah personajes tdah libros tdah tdah canarias tdah coaching tdah juegos tdah enlaces

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada