martes, 1 de marzo de 2011

El TDAH choca con la necesidad de orden y límites de la sociedad actual, ya que quien se mueve no sale en la foto

 
No voy a decir que los padres de niños hiperactivos tengamos que rechazar los límites y rechazar la enseñanza del riesgo.Pero si diré que, al menos en mi experiencia ya veterana, con un hijo diagnosticado como hiperactivo (yo siempre tendré mis dudas sobre este diagnóstico) es que los límites los ven ellos "de otra manera" y en base a ello es com nos tenemos que organizar que los demás podemos tener un concepto de los límites diferente, y lo tiene que aceptar. En ese punto de comprensión hemos consguido avances importantes en la asunción del chaval que puede ser hiperactivo y, que por ello, tiene que convivir con ese handicap, superarse día a día.

No hay que confundir, a mi juicio, actitud retadora con agresividad, aunque evidentemente los niños de su entorno lo interpreten como una intromisión "en su terreno" y se pueda generar alguna situación conflictiva. El avance en el conocimiento del Trastorno, se ha ido perdiendo ese estigma de agresividad, y los educadores (profesores en los colegios con el equipo psicopedagogo especializado) saben afrontar esas situaciones y los niños se acaban aceptando unos a otros. En la parte final de la infanci todos los niños tienen una gran reciptividad hacia lo social y solidario con el "diferente". El diferente cuando se concentra es capaz de elaborar unos pensamientos y unas aplicaciones que pueden hasta sorprender.

En cualquier caso creo que el proceso que hemos seguido con mi hijo -y ahora tiene 11 años-ha sido el adecuado y el correcto, entre nosotros, como padres, el Colegio Público donde realiza sus estudios -es importante que los padres que tengan hijos a lo que se les ha diagnosticado un TDAH sepan que sólo los Colegios Públicos son los que contemplan la  obligación de disponer de personal especializado en psicología infantil de apoyo a la educación- y el equipo psicológico y psiquiátrico que lo lleva hasta ahora, ya que hemos logrado que no dependa de la medicación y que fije unas normas de conducta individual y en grupo, con complementos deportivos como el Judo y el Futbol.

La tarea es apasionante, por ello he leido un artículo que me parece centra nuestra situación de forma muy interesante, a pesar de mi disconformidad en cuanto a agresividad o actitud retadora. Es importante ver el interés que empiezan a suscitar nuestros hijos. Nuestro trabajo con ellos va en paralelo a hacer visibilidad de nuestros hijos con naturalidad por parte de la sociedad. Nos encanta que sean diferentes
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada