martes, 21 de junio de 2011

Denuncian eso que todos los padres con niños con TDAH sabemos que hacen con nuestros hijos, aunque luego lo desmientan

Denuncia que excluyeron a su hijo de una excursión por sufrir TDAH

La madre de un niño de doce años con hiperactividad sostiene que el centro no le permitió asistir a una salida debido a su trastorno. La Administración alega que la excursión fue planteada como "un premio" para los alumnos más destacados.

EL DÍA, S/C de Tenerife

"Tiene mucho interés en los estudios. Quiere sacar las asignaturas y hace deporte. Se merece lo mejor". Así se refiere Carolina a su hijo Alejandro, de doce años, quien estudia en el IES San Hermenegildo de La Laguna y que, según denuncia su madre, fue excluido recientemente de una excursión escolar debido a que padece trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH).

La Consejería de Educación alega que la excursión había sido planteada como "un premio" para los alumnos que hubiesen destacado durante el curso escolar y que Alejandro no fue el único niño que no asistió a esta actividad. De hecho, la Inspección educativa, tras recabar la información del centro, asegura que son casi un centenar los estudiantes que no participaron en esta salida, que se realizó ayer, y que la medida no puede interpretarse como una sanción o un castigo.

A Carolina no le convencen estas explicaciones, pues afirma que, en un primer momento, se le dijo que el niño es "muy revoltoso" y eso lo hace difícil de controlar durante una actividad de las características de una excursión.

Según relata, se le llegó a proponer como solución que llevase ella a su hijo en un vehículo distinto al que utilizasen sus compañeros para reunirse con ellos en el lugar de destino, donde ella misma se encargaría de cuidarlo y vigilarlo.

Esta madre sostiene que el niño ha experimentado avances importantes durante este año y precisa que, al principio de curso, pidió al profesorado que se le comunicara cualquier incidencia relacionada con su conducta. Excepto alguna llamada en los primeros momentos, dice que no ha recibido ninguna comunicación. "He respirado", cuenta Carolina para describir su alivio.

Poca importancia

Sin embargo, cuando el curso está finalizando -y mientras se interesaba por las razones por las que el niño había sido excluido de la excursión-, ha sabido de la existencia de varios partes, de los cuales solo se le ha enseñado uno, fechado en el mes de febrero.

Aunque la Administración explica que no se le comunicaron debido a que eran por asuntos de poca importancia, Carolina recuerda que la normativa obliga a poner en conocimiento de las familias cualquier incidencia, aunque sea de carácter leve.

Para esta madre, las excursiones tienen una finalidad educativa, y no pueden concebirse como un premio o un castigo. "De esta manera, los niños con TDAH se sienten más discriminados y se vuelven más rebeldes", indica Carolina, que insiste en que su hijo "es un niño como los demás, pero que necesita medidas especiales".
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada