miércoles, 27 de abril de 2011

Todos los padres sabemos que hay un gran desconocimiento en España

El desconocimiento general y la falta de profesionales especializados, principales causas del estigma social en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

- Se estima que esta patología psiquiátrica afecta aproximadamente al 5% de los niños en edad escolar.

- El TDAH, al constituir un trastorno crónico, persiste en la edad adulta hasta en el 30% de quienes lo han padecido en la infancia y adolescencia.

- Aunque los primeros síntomas se pueden manifestar en niños de 4 o 5 años, e incluso antes, no es hasta alrededor de los siete cuando los padres suelen consultar al médico.

- Este trastorno puede tener importantes consecuencias que van desde el fracaso escolar en la infancia, hasta dificultades laborales en la edad adulta, pasando por el desarrollo de conductas antisociales.

- La Psiquiatría Infanto-Juvenil es una especialidad compleja y extensa que requiere del médico una dedicación exclusiva. Una de las mayores carencias de la medicina española ha sido el que no existiera esta especialidad.

 

 

Madrid, abril de 2011.- Se estima que alrededor del 5% de los niños en edad escolar padece Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH). Esta patología psiquiátrica, al ser un trastorno crónico, persiste en algunos casos, en la edad adulta de quienes lo han padecido en la infancia y adolescencia.

Según el Dr. Celso Arango, secretario de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB), jefe de Sección de psiquiatría infanto-juvenil del Hospital Universitario Gregorio Marañón y director científico del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), "el TDHA, al constituir un trastorno crónico, persiste en la edad adulta. Hasta el 60% de quienes lo han padecido en la infancia y adolescencia pueden mantener algunos síntomas aislados, aunque sólo el 30% sigue cumpliendo los criterios diagnósticos."

"Es importante recalcar que se trata de un trastorno que comienza siempre en la infancia por lo que no debe diagnosticarse en alguien que no tuvo síntomas claros en esta etapa", añade el Dr. Arango.

Los síntomas fundamentales son la incapacidad de mantener la atención en una tarea durante un mínimo de tiempo, la inquietud, la impulsividad, el defectuoso concepto del tiempo y la precipitación en las respuestas.

Esta patología puede tener importantes consecuencias que van desde el fracaso escolar en la infancia, dificultades laborales en la edad adulta, hasta poder constituirse en el origen de dificultades sociales (más posibilidad de consumir drogas o sufrir accidentes de tráfico, por ejemplo).

Sin embargo, a pesar de tratarse de una patología con elevada prevalencia en la población infantil, "está marcada por un gran estigma social, determinado por el desconocimiento de la población, la falta de profesionales especializados, la demora y los errores en el diagnóstico y la ausencia de programas de prevención", señala el Dr. Arango.


 

Importancia del diagnóstico y del abordaje integral.

La detección temprana es fundamental en esta enfermedad, ya que "mejora su evolución y pronóstico y, lo que es más importante, mejora la calidad de vida del niño y de la familia", subraya el Dr. Arango.

En este sentido, "aunque los primeros síntomas se pueden manifestar en niños de 4 o 5 años, e incluso antes, no es hasta alrededor de los siete cuando los padres suelen consultar al médico", apunta este experto.

Sin embargo, a pesar de su importancia, existe un porcentaje todavía muy relevante de niños y adultos que no está diagnosticado y, por lo tanto, que están privados de recibir el correspondiente tratamiento, con los riesgos que ello conlleva.

"Al igual que el resto de los trastornos mentales el tratamiento debe ser integral incluyendo tratamiento farmacológico y psicoterapéutico, es muy importante la intervención con la familia y el colegio. Los fármacos estimulantes son los tratamientos farmacológicos más efectivos de todos los que disponemos en psiquiatría, si tenemos en cuenta el tamaño del efecto".

Del mismo modo, para el Dr. Arango  "son necesarios más psiquiatras especializados en niños y en adolescentes. Y es que, diagnosticar y tratar bien requiere del médico estar bien formado y tener conocimientos y experiencia, además de una dedicación plena a la psiquiatría infantil".

"La Psiquiatría Infanto-Juvenil  es una especialidad compleja y extensa que requiere del médico una dedicación exclusiva. Una de las mayores carencias de la medicina española ha sido el que no existiera la especialidad de Psiquiatría Infantil", concluye el Dr. Arango.


 

 

Sociedad Española de Psiquiatría.

Sociedad fundada en 1958 cuyo objeto es promover el estudio y desarrollo de la Psiquiatría -con las áreas que le son afines-, así como su progreso científico y técnico, asistencial, docente e investigador; fomentar la información y formación psiquiátrica del médico general y participar en la formación del especialista; contribuir con una labor de investigación y asesoramiento a la solución de los problemas que plantea el perfeccionamiento de la asistencia psiquiátrica en España. Asimismo, representa a los psiquiatras españoles ante las instituciones públicas y entidades privadas.

 

 

Sociedad Española de Psiquiatría Biológica.

 Sociedad Española de Psiquiatría biológica fue constituida en 1974 cuyo fin primordial es promover estudios de la conducta humana, a través de la Psiquiatría Biológica, ateniéndose a las bases generales del pensamiento científico natural.

 La Sociedad fomenta el establecimiento de unidades o programas docentes y de investigación dedicados a fortalecer la investigación en España; asimismo, promociona la investigación, docencia y divulgación de la Psiquiatría.

 


Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental.

La Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (FEPSM) tiene como objetivo contribuir al conocimiento, desarrollo y perfeccionamiento de la Psiquiatría y Salud Mental, así como al de sus disciplinas afines, a través de reuniones, publicaciones, actos científicos, desarrollo de investigaciones y cualquier otra actividad cultural y científica.

Dicha Fundación nace como iniciativa de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y Sociedad Española de Psiquiatría Biológica (SEPB) para dotar a la sociedad en general de un instrumento de servicio para el avance científico de la Psiquiatría y de la Salud Mental en nuestro país

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada