lunes, 17 de diciembre de 2012

Dr. Gustavo Lorenzo: “El TDAH es sobre todo un problema genético”

Dr. Gustavo Lorenzo: “El TDAH es sobre todo un problema genético”
“Para diagnosticar el trastorno no tenemos un marcador biológico, sino que valoramos aspectos subjetivos, por lo que existe un margen de error”

Dr. Gustavo Lorenzo, especialista del Servicio de Neurología Pediátrica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.
Eva Fariña / Imagen: Adrián Conde. Madrid
El Dr. Gustavo Lorenzo, especialista del Servicio de Neurología Pediátrica del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, ha indicado a Comunidad TDAH que la “frecuencia del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es elevada, y podría afectar al 3-5 por ciento de la población infantil”. En su opinión, “a la mayoría de estos niños se les puede ayudar muchísimo, y tienen un buen pronóstico”. “Su potencial neurocognitivo es adecuado, y si se hacen las cosas bien, se puede conseguir que tengan un magnífico desarrollo en su vida. Yo digo que el TDAH tiene un ‘diagnóstico de posibilidades’, y se puede ayudar al paciente con una serie de medidas y con una medicación. Así, estos pacientes pueden tener unas expectativas normales a la hora de aprender y de desenvolverse en la vida”, ha señalado.
Este neurólogo ha explicado su experiencia en el Hospital Ramón y Cajal: “Los niños llegan a la consulta del especialista por primera vez a los seis o siete años, que es cuando de forma objetiva se observa un problema. No se trata solamente de que el niño se mueva mucho o que no preste atención, sino que se valora la repercusión de esa forma de ser a nivel social o académico. A veces es muy evidente, pero otras, no. Cuando tenemos claro que hay una repercusión, es cuando tiene sentido establecer el diagnóstico y poner un tratamiento. No se trata de ponerle al niño una medicación para que se esté quieto y no moleste a la profesora o a sus padres. Si el niño no atiende, pero saca buenas notas, ¿para qué le vas a medicar?”. El Dr. Lorenzo ha incidido en que los niños con TDAH “son normales, no tienen ningún problema, si bien pueden tener unas características en su forma de ser que le están haciendo no rendir o no tener unos resultados acordes, por lo que merece la pena empezar un tratamiento y tomar una serie de medidas”.
“Normalmente los niños llegan desde la consulta de los pediatras de área, pero también vienen directamente desde el colegio, porque tienen problemas escolares”.
En cuanto a la detección del trastorno, ha indicado que “normalmente los niños llegan desde la consulta de los pediatras de área, pero también vienen directamente desde el colegio, porque tienen problemas escolares”. “Su abordaje se basa fundamentalmente en la exploración y en la historia clínica. Son pacientes que requieren bastante tiempo y bastante dedicación. No hay ninguna prueba específica que determine el problema. Lo importante no es solo determinar si tienen TDAH, sino también descartar otro tipo de problemas. En este sentido, se puede practicar alguna prueba para descartar una alteración general. También se puede hacer una serie de exploraciones neuropsicológicas para ver qué problemas asociados tiene a su trastorno de atención e hiperactividad”, ha añadido.
Este especialista también ha valorado “el margen de error” a la hora de determinar este trastorno, puesto que, según su experiencia, “en algunos niños es muy fácil llegar al diagnóstico, y otros casos son muy complejos”. “Para diagnosticar el TDAH no tenemos un marcador biológico, sino que valoramos aspectos subjetivos, por lo que existe un margen de error. El TDAH es una pequeña variación del neurodesarrollo, y es un espectro, es decir, no existe una visión uniforme sobre el trastorno, sino que se enlaza con otros problemas del neurodesarrollo”, ha señalado.
Base genética y factores ambientales
“Si tiene base social, yo diría que no es TDAH. Se dice que es un problema genético con una influencia ambiental. Desde mi punto de vista, el TDAH es sobre todo un problema genético. Yo me esfuerzo en diferenciar esas dos situaciones; es decir, un niño prematuro o uno que ha podido tener alteraciones durante el embarazo o durante el desarrollo se considera que puede tener consecuencias en los genes. Es cierto, pero a un niño prematuro no hay que diagnosticarle TDAH, aunque tenga unos problemas parecidos”, ha puntualizado.
“El TDAH es una pequeña variación del neurodesarrollo”.
Respecto al tratamiento, el Dr. Gustavo Lorenzo ha explicado que “hay una serie de estudios que demuestran que se trata de un problema biológico, y han hecho que cambie todo”. “El TDAH ha pasado a ser una situación abordable desde que se reconoce que es un problema biológico y que existe un tratamiento farmacológico que puede ayudar a estos niños. Se han realizado diferentes estudios, pero sus conclusiones no se pueden aplicar en la práctica clínica. Son trabajos de investigación que sirven para explicar que el TDAH realmente es un problema biológico con una base genética muy fuerte”, ha dicho.
Cambios muy significativos
Aparte del tratamiento farmacológico, también hay otros factores a tener en cuenta, como la conducta: “Evidentemente, a estos niños también hay que hacerles una serie de evaluaciones neuropsicológicas para detectar qué problemas tienen. Tenemos que determinar qué problemas asociados hay, no solamente de atención, sino también de conducta o de habilidades sociales, para planificar un tratamiento de apoyo para ese tipo de problemas, unido a la medicación. Pero, sin duda, quizá la base del tratamiento está en la medicación. Es una de las características que te dan idea de que se trata de un trastorno biológico, es decir, en algunas ocasiones con la medicación se consigue un cambio muy significativo en el niño”.
“Hay una serie de estudios que demuestran que se trata
de un problema biológico”.
La respuesta de los padres a la hora de acepar un tratamiento farmacológico para sus hijos es diferente: “Nos encontramos con todas las versiones, desde el padre desesperado que quiere que le receten un medicamento a su niño, hasta el que es reticente. En cualquier caso, la mayoría de los padres a los que les explicamos la situación, la comprenden”.
En cuanto al especialista que debe hacer el seguimiento de los niños con TDAH, el Dr. Gustavo Lorenzo ha respondido que “el tratamiento debe ser global”. “Las diferencias vienen por los problemas que los niños presentan. En la consulta de Neurología fundamentalmente se ven problemas de aprendizaje, problemas en la evolución de su neurodesarrollo o alteraciones del lenguaje. Normalmente, este tipo de niños son evaluados por un pediatra y por un neurólogo infantil. En estos casos, los problemas de conducta no tienen un gran peso. Cuando los niños tienen problemas de conducta son valorados también por un psiquiatra infantil. Dependiendo de cada tipo de problema, hay que dar el enfoque que cada niño requiere. La visión global es la adecuada, y lo ideal sería que existieran unidades en las que se trabajase de una forma conjunta”.

Transmedia Albergues Camino del Cid Casa Rurales Camino del Cid Kno  eTextbooks Acogida Camino del Cid Seres de luz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada