lunes, 17 de diciembre de 2012



A PARTIR DE LA RESONANCIA MAGNÉTICA
Según los investigadores, en el futuro ayudará a comprender en mayor profundidad las causas y el desarrollo del trastorno.

Investigadores de la Universidad de Barcelona (UB), del Centro de Visión por Computador (CVC) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), junto con el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), han encontrado diferencias en el volumen de ciertas estructuras cerebrales en pacientes con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), a partir de resonancias magnéticas. Así, han desarrollado métodos automáticos para llevar a cabo una caracterización precisa de las principales estructuras cerebrales, que permiten analizar y hacer un diagnóstico precoz del TDAH. Se trata de la primera vez que este diagnóstico se hace de manera automatizada y, por lo tanto, objetiva, rápida y replicable.
Los investigadores han definido y desarrollado métodos automáticos de localización y segmentación, basados en visión por computador, análisis de imagen médica y aprendizaje automático, que permiten extraer una caracterización de la morfología del cuerpo estriado en neuroimagen de una manera más rápida y precisa. Lo que hacemos es dotar a los médicos de las herramientas para estudiar más a fondo esta estructura y ver cuáles son las diferencias”, explica Laura Igual, del Departamento de Matemática Aplicada y Análisis de la Universidad de Barcelona, y líder de la investigación.
La psicóloga Marisol Picado, miembro del equipo, comenta que “la idea es que, si se diagnostican bien, se da a los pacientes un buen enfoque y un buen manejo psicológico y farmacológico, y llegan a la adolescencia y a la edad adulta mejor preparados. “Permite estudiar cada situación y relacionar unas con otras para ver patrones”, añade la investigadora Núria Roé, física y doctora en Medicina.
l análisis de las anomalías del cuerpo estriado, el área subcortical anterior del cerebro, es fundamental para el estudio del TDAH. Básicamente, se realiza mediante técnicas no invasivas de imagen, como la resonancia magnética estructural. Este análisis lo pueden realizar manualmente expertos en neuroimagen. Sin embargo, es una metodología mucho más lenta, por lo que el desarrollo de métodos automáticos para caracterizar de manera precisa las principales estructuras cerebrales es decisivo para ayudar al diagnóstico médico, lo que permite aumentar la rapidez, la objetividad y conseguir métodos aplicables a una gran cantidad de datos.
Según los investigadores, este hallazgo permite realizar un diagnóstico precoz del TDAH y aplicar en el paciente una terapia dirigida. Además,se espera que en un futuro ayude a comprender en mayor profundidad las causas y el desarrollo de este trastorno. El segundo paso de la investigación será ver cuál es la activación del cerebro a la hora de realizar ciertas tareas, lo que se denomina diagnóstico funcional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada