martes, 24 de enero de 2012

Está claro que el problema está en el sistema educativo creado, pero ¿cómo sobrevivimos en él?

Steve Jobs, Miss Teddy y el TDAH

Fuente: http://www.fundacioncadah.org/2012/01/steve-jobs-teddy-el-tdah/




El apoyo familiar
Dijo Jobs a Isaacson: “Mis padres me entendían. Sintieron una gran responsabilidad cuando advirtieron que yo era especial. Encontraron la forma de seguir alimentándome y de llevarme a colegios mejores. Estaban dispuestos a adaptarse a mis necesidades”.
Así pues, Steve no sólo creció con la sensación de haber sido abandonado en el pasado, sino también con la idea de que era especial. Para él, aquello fue lo más importante en la formación de su personalidad.
Antes incluso de empezar la primaria, su madre le había enseñado a leer. Aquello, sin embargo, le trajo algunos problemas “me aburría bastante durante los primeros años de colegio, así que me entretenía metiéndome en líos”, comentó.
Y así fue. Su creatividad, evidentemente, necesitaba una vía de escape, sin embargo, a pesar de los continuos reportes de la escuela, en su casa jamás fue retado por ello. Al contrario, Paul Jobs había comenzado a tratarlo como un chico especial y con su estilo tranquilo pero firme dejó en claro que esperaba que en el colegio hicieran lo mismo:
“Verán, no es culpa suya (le defendió Paul Jobs ante los profesores, según relató su hijo). Si no pueden mantener su interés, es culpa de ustedes”
Surge aquí en la mente del lector las inevitables preguntas ¿qué pasaría si todos los etiquetados como “niños problema” tuvieran esta clase de apoyo en casa? ¿por qué los padres no confían más en el potencial de los niños que son descritos y etiquetados como “problemáticos” según los estándares del colegio y de la sociedad?
No es un asunto menor el hecho de que Jobs no fuera capaz de recordar que sus padres lo castigaran nunca por las transgresiones cometidas en el Colegio. Y por si fuera poco, le dijo a Isaacson:
“El padre de mi padre era un alcohólico que lo golpeaba con un cinturón, pero yo ni siquiera estoy seguro de que me dieran un azote alguna vez” Y añadió que sus padres “sabían que la culpa era del colegio por tratar de hacerme memorizar datos estúpidos en lugar de estimularme”
Miss Teddy
La profesora de la clase más avanzada era una mujer muy resuelta llamada Imogene Hill, conocida como Teddy, y se convirtió, en palabras de Jobs, en “uno de los santos de mi vida”
Tras observarlo durante un par de semanas, Miss Teddy decidió que la mejor manera de tratar con él, era sobornarlo.
“un día después de la clase me entregó un cuaderno con problemas de matemáticas y me dijo que quería que me lo llevara a casa y lo resolviera. Yo pensé “¿estás loca?”, y entonces ella sacó una de esas piruletas gigantescas que parecían ocupar un planeta entero. Me dijo que cuando hubiera acabado, si tenía bien casi todas las respuestas, me daría aquella piruleta y cinco dólares. Y yo le devolví el cuaderno a los dos días”.
Tras unos meses, ya no necesitaba sobornos. “sólo quería aprender y agradarle”, dijo Jobs.
Miss Teddy le correspondía con el material necesario para pasatiempos tales como pulir una lente y fabricar una cámara de fotos.
“Aprendí de ella más que de ningún otro profesor, y si no hubiera sido por esa mujer, estoy seguro de que habría acabado en prisión
Aquello volvió a reforzar en él la idea de que era especial. “En clase, yo era el único del que se preocupaba. Ella vio algo en mí
La inteligencia no era lo único que la profesora había advertido. Años más tarde, le gustaba mostrar con orgullo una foto de aquella clase el “Día de Hawai”. Jobs se había presentado sin la camisa hawaiana que habían propuesto, pero en la foto sale en primera fila, en el centro, con una puesta. Había utilizado toda su labia para convencer a otro chico de que se la dejara.
Hacia el final del cuarto curso, la señora Hill hizo que sometieran a Jobs a algunas pruebas “obtuve una puntuación de alumno de segundo de secundaria”, recordaba. Ahora que había quedado claro, no sólo para él y sus padres sino también para sus profesores que era especial, la escuela planteó la increíble propuesta de que le permitieran saltarse dos cursos y pasarlo directamente del final del cuarto curso al comienzo del décimo y aunque sus padres eligieron otra opción, Jobs , la escuela y sus padres ahora sabían su potencial académico y esto se debía a una profesora que se había tomado el tiempo de observarlo y prestarle el interés que necesitaba para sobresalir también bajo los estándares del colegio.
TDAH
Algunas de las características que Jobs mostró antes de conocer a Miss Teddy, harían posible hoy día considerar que probablemente padeciera el comúnmente diagnosticado “Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad”
Las enfermedades mentales sirven para describir al “diferente”, al que no se ajusta a la normalidad que dicta la sociedad. ¿Cuántos luchadores sociales han sido señalados por sus enemigos como “mentalmente inestables”? De esta forma la medicina se convierte en un arma efectiva en manos de “profesionales” inescrupulosos y de todo aquel que ligera e irresponsablemente etiquete a otro ser humano con tal o cual enfermedad mental.
Eso incluye a los maestros.
En el caso de los niños, esto constituye una verdadera tragedia ¿cuántos genios permanecen dormidos con el Ritalin recetado a los infantes “para que estén quietos y pongan atención”?
El miserable negocio de la salud humana
El asunto de las nuevas enfermedades y el negocio que subyace en ellas, es más delicado de lo que usted y yo podamos suponer, estimado lector. Mire usted.
Jörg Blech, redactor de Der Spiegel, denuncia este miserable negocio con la salud humana en su más que interesante “los inventores de enfermedades”, donde pasa revista a las dolencias de moda ( y de dudosa existencia) como la fobia social, una supuesta forma patológica de timidez, que le permitió a Roche poner en circulación su antidepresivo Aurorix.
De igual forma, dice Blech, que se ha inventado el denominado “Síndrome de Sissí”, una extraña depresión que se manifiesta en personas activas (¿?), que se dio a conocer en 1998 y de la que sólo en Alemania existen hoy tres millones de personas en tratamiento.
O, como en el caso que nos ocupa y en el que seguramente hoy en día encajaría Steve Jobs: “El Trastorno por déficit de atención con hiperactividad”, para el cual Novartis tenía una pastilla: Ritalin, lista para el mercado desde 2002. Lo peor del caso, estimado lector, es que con ella se trata hoy a más de cinco millones de niños estadounidenses.
Una de las últimas enfermedades “descubiertas” es “el síndrome posvacacional,” una presunta depresión que afecta a las personas cuando terminan su período de vacaciones y se enfrentan con la vuelta al trabajo. Para solucionarlo de inmediato, lo mejor, según los estándares actuales, es comprar la pastilla adecuada.
Qué suerte que no existía el TDAH en la época de Jobs. ¿Cuántos Jobs están ahora latentes bajo los medicamentos que se recetan tan ligeramente a niños que no se adaptan a los parámetros académicos, dogmáticos y homogeneizantes hoy en día? “Si el niño no encaja en la escuela, el problema es el niño”parece ser la consigna . Más allá de apreciar y valorar cómo Miss Teddy resolvió “el problema de Jobs” al observarlo primero y diseñar estrategias después para encauzar al genio según los parámetros académicos del momento, lo que esta historia demuestra es que siempre hay un camino alterno a la etiqueta fácil y conveniente que dictamina que el problema es el alumno y a la medicación que seguramente acompaña todo el proceso de “normalización” y “estandarización” del niño.
Para pensar, sin duda.
FUENTE: Anel Guadalupe Montero Díaz (www.sdpnoticias.com)

tesoro valdeandemagico Roque Nublo ordenador cuantico bookcamping Derechos de autor libros DRM libros Curiosidades libros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada