miércoles, 11 de enero de 2012

Sin medicina

La manipulación del mercado de Adderall deja a niños sin su medicación

Nota del Editor. De acuerdo a algunos autores que analizan al gobierno y la sociedad norteamericana, uno de los miles de métodos de control de la población es el suministro de de "drogas legales" (léase medicamentos recetados) que, a la postre, resultan adictivas. Este es el caso de los "medicamentos" que se dan a los niños con "problemas de conducta". Lo irónico del caso, como se ve en el siguiente artículo, es cómo ahora el mismo gobierno que las aprueba está creando una escasez artificial y, más crítico aún, cómo la gente —como lo expresa la autora misma— pide la normalidad en la oferta de estos medicamentos —que sólo puede traducirse en cómo un sector de la población ya está adicta a estos fármacos.

Por Rebecca DiFede
A través del país, los niños que luchan contra el Desorden de la Hiperactividad del Déficit de Atención (ADHD, por sus siglas en ingles) están comenzando a ver que las píldoras que necesitan para regular su comportamiento (Adderall, Ritalin, Concerta, etc.), están siendo más difíciles de obtener.
La cuota de la Drug Enforcement Administration  (DEA) sobre cuánto del ingrediente activo de estos medicamentos pueden tener las compañías farmacéuticas cada año, está limitando seriamente la producción para evitar que la gente compre y revenda estas drogas en el mercado negro.
Según The New York Times esta escasez es "devastadora" y está haciendo que los padres de miles y miles de niños sean incapaces de conseguir esta medicación para sus hijos, los cuales están quedando en desventaja con respecto a sus compañeros de clases cuando ellos van a la escuela.
El ADHD es un desorden del comportamiento y muchos niños que sufren de él son propensos a actuar fuera de control y tener problemas para enfocarse, causando interrupciones en las clases y una declinación en su grados académicos. Las drogas como Adderall permiten que estos niños se enfoquen en sus tareas específicas de modo que puedan lograr más en menos tiempo, y controlar su desorden.
La Administración de Alimento y Medicamentos (FDA) ha discrepado abiertamente con la decisión de la DEA para imponer cuotas, precisando la casi-eliminación de la capacidad de los fabricantes para elegir entre las versiones genéricas y las de marca, haciendo por lo tanto la producción más costosa.
Sin embargo, esta acción es levemente hipócrita porque la FDA ha hecho exactamente la misma movida antes con otras drogas de prescripción, en una tentativa inútil de influenciar el mercado a su favor.
Ambos ejemplos nos ha enseñado que el gobierno no tiene que estar implicado en el negocio de las prescripciones que los doctores asignan a nuestros niños, y ellos definitivamente no debe determinar si se usa un medicamento no genérico o de marca. Especialmente en estas épocas, cuando es difícil obtener prescripciones y con la DEA y la FDA haciendo más difícil producir estos medicamentos, logrando que obtener estas píldoras para sus niños sea más difícil del que usted piensa.
Nuestra necesidad de medicamentos específicas no es determinada por el gobierno, sino por los doctores que saben realmente cuan necesario es para nosotros, así que ¿porqué el gobierno debe  dictar su disponibilidad? Este control es solamente otra manera en que el gobierno actual impone sus garras de estados benefactor sobre las vidas de los norteamericanos.
Esperamos que las agencias del gobierno sepan del daño que están causando a los pacientes de ADHD a través del país y permitan que los mercados trabajen, o bien podrían causar más problemas de los que jamás puede solucionar.

Rebecca DiFede es una editora colaboradora para Americans for Limited Government.
Traducción: E. Fraysinnet
 
balnearios huesca balnearios zaragoza balnearios teruel Epigenetica Percepcion Unificada noosfera long seller Codigos QR Piramides

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada