domingo, 6 de noviembre de 2011

Dani Martín, igual a mi hijo

"Tanta fuerza y no saberla utilizar"

Esta es la frase de Dani Martín, que todos los días me viene a la cabeza cuando veo como actúa mi hijo, y siempre me digo, me trabajo simplemente pasa por hacer que esa fuerza llegue a algún destino feliz.

Por qué será que siempre que veo a Dani Martín, veo a mi hijo con el que paso las 24 horas. Siendo padre de alguien con TDAH, sabe como se levanta todos los días, como sueña, como siente, como se cabrea, como reaccióna desafiantemente, y tú te das cuenta que lo ha hecho sin pensar, ha sido un impulso.


Le explicas que vea que estaba tirando de un hilo, y tu le has dicho, suelta el hilo que rompes el sillón, y él, impulsivamente, sin orden del cerebro, pues no da tiempo, hace lo contrario y tira más del hilo. Así que se lo explicas lo que ha hecho, y entonces se da cuenta y te pide perdón, y tu piensas, sencillamente tiene un sistema neural invertido...

Y sin embargo, le ves siempre con energía, alegre, desarmando cosas, con fuerza y sobre todo que no puede estar enfadado con nadie... Y cuando veo a Dani Martín, siempre veo en él a mi hijo, actúa exactamente igual, los mismo movimientos, la misma energía, la misma fuerza cuando canta, pero la misma inseguridad cuando habla.
En la web directorio del tdah están los video de Dani Martín cantando a su madre, y sencillamente se te pone la carne de gallina, porque tu sabes el trabajo que tienes que hacer día a día para que apruebe la caótica asignatura de español, o el trabajo del día a día para que aprenda a controlarse, o el queme de recibir sistemáticamente notas de todos los profesores, durante más de 10 años diciendo que el niño tiene un problema porque no puede concentrarse, y tu sueltas un taco por dentro, de callas por educación y dices, al sistema educativo no voy a poderle cambiar, así que me tengo que limitar a trabajar con mi hijo... Y como el trabajo es tan intenso, cuando piensas en su madre, piensas que tuvo que hacer ese mismo trabajo, y casi lloras al ver que ahora es feliz, triunfa, y nos dice que soñar no es de locos.


Gracias Dani por darnos a todos los del mundo del TDAH un aire de esperanza, un aire fresco que nos hace a los padres continuar. Como siempre, cuando alguien me dice, yo ya he tirado la toalla, yo siempre le digo, pues yo la tiro todos los días, pero al día siguiente siempre la vuelvo a coger.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada