lunes, 21 de noviembre de 2011

Novela sobre un niño con TDAH

"Yo, Elvis Riboldi", una novela gráfica al estilo de Astérix y Obélix

Elvis Riboldi es un niño hiperactivo que llega a las librerías con ánimo de perpetuarse en el tiempo y en formado de novela gráfica al estilo de Astérix y Obélix.

Este género, muy afianzado en Italia y EEUU, es totalmente novedoso en España, según cuenta en una entrevista con Efe Daniel Cerdá, uno de los coautores de "Yo, Elvis Riboldi" (La Galera) junto con los también guionistas y escritores Jaume Copons y Ramón Cabrera y el ilustrador Oscar Julvé, todos ellos escondidos tras el pseudónimo de Bono Bidari.

Este equipo multidisciplinar, procedente del mundo audiovisual y creador de populares series infantiles como "Los Lunnis" o "Barrio Sésamo", adapta a la literatura los recursos propios de la televisión, insertando en el discurso principal pequeñas historias.

Aunque los creadores de Elvis Riboldi se sienten más cercanos a las aventuras de los galos Astérix y Obelix, reconocen que tampoco es ajeno a las historietas de Mafalda, la niña argentina creada por Quino, con quien le une, según Daniel Cerdá, las "diversas lecturas" que tienen ambos personajes y el mundo que les rodea.

"Todos somos deudores de un montón de referentes que hemos leído e interiorizado a lo largo de nuestra vida", señala el escritor, quien reconoce que aunque Elvis Riboldi está dirigido a niños a partir de 9 o 10 años, el libro está "lleno de guiños al adulto, igual que Mafalda".

Así, en la obra, según uno de sus autores, los más pequeños encuentran referentes cercanos en el tiempo, como el pez "Nemo", pero también existen homenajes a personajes más antiguos, como Heidi, "un referente para todos los padres".

Aunque Bono Bidari ha firmado con la editorial un acuerdo para sacar tres libros de la colección, los buenos resultados del primer libro en castellano, con la segunda edición ya a la venta, hacen pensar en "el principio de una aventura" que sus creadores desean que sea larga.

Los motivos del éxito del primer libro, según Cerdá, hay que buscarlos en la mezcla de géneros, en la que está presente la novela gráfica, el cómic, las tiras o las ilustraciones, lo que da como resultado un producto "totalmente diferente a lo que hay actualmente en el mercado".

Además, la forma de afrontar "sin tapujos" problemas como el trastorno de hiperactividad (TDAH), en el que los autores "van más allá" y lo tratan "con normalidad" también es, según el escritor y guionista, novedosa.

"Hoy día se sabe que los niños que antes se consideraban gamberros eran en realidad hiperactivos", asegura Cerdá, quien señala que Elvis, como tal, tiene una percepción de la realidad "distorsionada" que le lleva a generar conflictos permanentemente y a cometer incluso actos pre-delictivos.

Para contrarrestar sus diabluras Elvis tiene siempre cerca a Boris, su inseparable amigo pakistaní, un niño superdotado, un "friki" que, como Elvis, tiene una percepción de la realidad "que tampoco se corresponde con la realidad" y hace que juntos formen un "tándem sensacional".

Sus creadores afrontan esta obra con la voluntad de "ir a todos los públicos", al igual que ya hicieran con series como "Los Lunnis" o "Barrio Sésamo", en las que, a pesar de estar dirigidas a niños pequeños, había siempre "un guiño al adulto", por creer que lo ideal es que este esté siempre junto al menor, tanto al ver una serie de televisión como al leer un libro.

Respecto al interés despertado por Elvis en dos productoras para hacer una serie de dibujos animados, Cerdá considera que podría funcionar "perfectamente" en niños de 7 u 8 años, al no haber actualmente ninguna producción española que cubra "convenientemente" esa edad.

Frente a series como la japonesa "Sin-chan", los "padres" de "Yo, Elvis Riboldi" utilizan referentes "muy occidentales" a todos los niveles y especialmente en el ámbito musical, en el que aparecen grupos como AC/DC y Abba, Elvis Presley o la banda sonora de "Rocky".

Para el futuro, Bono Bidari, el taciturno escritor de la Toscana italiana creado por Daniel Cerdá, Jaume Copons, Ramón Cabrera y Oscar Julvé, ya cuenta con escribir otra serie de novelas para un público, esta vez sí, adulto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada