miércoles, 23 de noviembre de 2011

Los patrones del cerebro cambian

La meditación podría cambiar ciertos patrones de actividad en el cerebro

Un estudio concluyó que las personas que son expertas en la meditación tienen un patrón de atención más enfocado

Los cerebros de personas con mayor experiencia en la meditación tienen mayor capacidad de enfocar su atención (SXC).
Los cerebros de personas con mayor experiencia en la meditación tienen mayor capacidad de enfocar su atención (SXC).

Pero los científicos están descubriendo que podría valer la pena entrenar a tu cerebro para enfocarse en algo tan simple como la respiración, la cual es parte de la meditación de plenitud de consciencia.

Un grupo de investigadores examinó cómo se relaciona la meditación con el cerebro y demostró que las personas que son meditadoras experimentadas muestran menos actividad en la red neuronal por defecto del cerebro (el área del cerebro relacionada con funciones como divagar, soñar despierto, fantasear o recordar), cuando el cerebro no está comprometido con el pensamiento focalizado (como resolver una tarea), según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Por lo general, los pensamientos a la deriva tienden a enfocarse en temas negativos, creando más estrés y ansiedad. También han sido relacionados con el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y con la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores observaron a meditadores experimentados y novatos entrenados. Existían 12 en la categoría de experimentados, y 12 voluntarios sanos que eran novatos en la meditación.

Cada voluntario fue instruido para participar en tres tipos de meditación: concentración (atención a la respiración), amor-amabilidad (desear el bien a los seres) y conciencia sin elección (enfocarse en lo que surja). Los científicos examinaron la actividad cerebral durante estas meditaciones con imágenes de resonancia magnética funcional (MRIf).

Entre todos estos tipos de meditación, los meditadores experimentados mostraron una menor actividad en la red neuronal por defecto que los novatos. Los participantes experimentados también reportaron menos pensamientos errantes que los novatos. Curiosamente, los meditadores con experiencia también mostraron una mayor conectividad entre ciertas redes del cerebro durante la meditación y no-meditación.

"No importa lo que estén haciendo, tienen una red neuronal por defecto alterada", dijo el doctor Judson Brewer, director médico de la Clínica Terapéutica de Neurociencia de la Universidad de Yale y autor principal del estudio. "Estábamos muy emocionados al respecto, ya que sugiere que estos chicos están prestando mucho más atención."

A partir de este estudio en particular, los investigadores no pueden decir si la meditación es beneficiosa para el cerebro. Pero, visto en conjunto con otros estudios que demuestran los efectos positivos de la plenitud de conciencia ante la depresión, el abuso de sustancias, la ansiedad y el dolor, parece ser prometedor. Además, un estudio de 2010 encontró que las personas tienden a ser más infelices cuando su mente está divagando.

"Al unir todo esto, podríamos empezar a descubrir cuáles son los mecanismos de la plenitud de conciencia", dijo Brewer.

Pero el estudio no aborda la cuestión de la causa: ¿Está la meditación cambiando el cerebro, o las personas que ya tienen estos patrones cerebrales se interesan en la meditación?

"Datos recientes sugieren que algunas cosas que creemos que son resultado de la meditación podrían ser la causa de la meditación", dijo el médico Charles Raison, profesor asociado del Departamento de Psiquiatría del Colegio de Medicina de la Universidad de Arizona.

Si algunas personas son mejores para evitar que su mente se distraiga, eso también sería coherente con la idea budista de que sus capacidades son el resultado de su camino kármico, por lo que la meditación puede ser más adecuada para algunas personas que para otras, dijo Raison.

Algún día, si los escáneres cerebrales son lo suficientemente baratos, podría existir una prueba para ver quien puede beneficiarse más de un entrenamiento de plenitud de conciencia, dijo Raison.

Mientras tanto, los científicos deberán estudiar estas preguntas, lo que implicará la asignación de algunas personas para que mediten y otras personas para que no mediten, y observar a los grupos durante un tiempo para ver si un cambio en los patrones de actividad cerebral es visible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada