lunes, 28 de noviembre de 2011

Pues sí, Canarias tiene el peor sistema educativo de todos los países desarrollados, y no es cuestión de dinero, sino de educación.

Canarias solo atiende fuera del aula al 2% de alumnos con dificultades

El Gobierno desarrolla talleres y actividades para estudiantes con hiperactividad, dislexia o superdotados

   
 
Un grupo de niños en un taller para alumnos con altas capacidades en Tenerife.
Un grupo de niños en un taller para alumnos con altas capacidades en Tenerife.  josé luis gonzález

MARÍA PLASENCIA
SANTA CRUZ DE TENERIFE
La lucha a favor de la igualdad lleva años de batalla en el aula. Primero fue acabar con la segregación por género y ya los colegios con niños y niñas separados en clases diferentes son casi una anécdota. En la actualidad, mientras Madrid se empeña en crear un Bachillerato especial para los estudiantes con mejores calificaciones, en Canarias el esfuerzo se centra en todo lo contrario: aunar a los alumnos bajo un mismo techo, independientemente de las dificultades personales que tenga cada uno de ellos.

A pesar de este esfuerzo, los talleres y actividades fuera del aula, que completan la actuación para los niños y niñas con necesidades educativas especiales, solo llegan en Canarias a 708 escolares. Así fue al menos el curso pasado, cuando, según los datos de las diferentes organizaciones y asociaciones de los diversos colectivos, es apenas un 2% del total de menores afectados con Trastorno por Déficit de Atención e Hipe ractividad (TDAH), dislexia o altas capacidades.

Estas tres dificultades concretas son las que cuentan en el Archipiélago con talleres y actividades fuera del horario escolar, en las que se incluyen acciones orientadas a los padres y madres. El pasado curso escolar, 234 familias participaron en algunas de estas acciones. De momento, la bandera canaria de la diversidad en aula se basa en una normativa específica para las necesidades específicas de apoyo educativo, que ha despertado la curiosidad del resto de comunidades autónomas del territorio español. Talleres es pecializados con alumnos y familiares y el esfuerzo en el diagnóstico precoz son algunos de los elementos que han hecho llamativo el articulado de la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad.

La diversidad, llevada a la máxima expresión, es un valor en el aula canaria: chicos y chicas de diferentes nacionalidades, con talentos o capacidades especiales o con dificultades concretas conviven en los mismos pupitres con la certeza de que "la diferencia es una riqueza", según palabras de la directora general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa, Georgina Molina.

Sin embargo, los colectivos de afectados a los que se dirigen estas actuaciones no terminan de convencerse. Aunque aplauden la existencia de la normativa, echan en falta mayor concreción en su aplicación práctica. El hecho de que no llegue a todos los niños y niñas con problemas es otra de las principales quejas de las familias.

No es de extrañar si se toman como referencia sus propios cálculos. Los talleres fuera del aula se destinan a TDAH, padecido por un 4% de la población escolar; las altas capacidades o superdotación, presentadas por ocho de cada diez estudiantes; y la dislexia o discalculia, que afecta a un 3% de los estudiantes. Esta proporción implica a 40.650 alumnos del total de matriculados el pasado curso, cuando la Administración educativa atendió en los talleres a 708 niños y niñas.

La Asociación Tinerfeña de Madres y Padres de Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad (Atimana) admite que "se han ido poniendo pautas de atención, pero aún no se cubren las necesidades de los niños", según la psicóloga de la asociación, Milagros Marrero, quien apunta que "el profesorado le pone voluntad pero el problema es que para aplicar las acciones tiene que haber un diagnóstico previo". "Al menos hay intención, pero los talleres no llegan sino a un número mínimo de alumnos", lamenta.

En la misma línea se manifiesta la presidenta de Dislecan, asociación que aglutina a las familias de niños con dislexia, Ana Pestana, quien asegura que "estamos contentos con la normativa canaria pero para que llegue de manera efectiva al aula queda mucho por recorrer" y añade que "algunos padres se quejan de que en sus centros no se aplica la norma". "Lo que falta es formación del profesorado, además de que los centros deberían tener más personal de orientación", añade la presidenta de Dislecan.

La perspectiva de la Dirección General de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa es algo diferente. Georgina Molina defiende que la acción de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias en materia de atención a la diversidad es uno de los pilares básicos del sistema escolar del Archipiélago.

Presupuesto
Precisamente por eso, según la directora general, la partida de presupuesto destinada a estas acciones no se verá alterada "porque no se recorta en atención al alumnado". "Tenemos programas para todas las necesidades que incluyen talleres, aulas piloto, auxiliares en el centro, aulas enclave, refuerzos educativos,...", resume Georgina Molina, quien añade que "el éxito de todas y cada una de estas acciones se debe al esfuerzo de los equipos directivos de los centros educativos y del profesorado, que atienden a los chicos y chicas con grandes dificultades en contextos normalizados y de paso enseñan a los demás el respeto a la diferencia".

Además, Molina añade que "la actuación de la Administración no está relacionada solo con los talleres complementarios, sino que incluye toda una serie de acciones en el propio aula", que van desde la adaptación curricular a la programación complementaria en materias concretas o refuerzo educativo.

El reto que se marca la Administración educativa es adelantar la intervención en el caso del alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, "hay que intentar que los chicos salgan de esa situación de desventaja lo antes posible y eso se logra con atención individualizada", concluye la directora general de Ordenación, Innovación y Promoción Educativa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada