viernes, 7 de octubre de 2011

En Estados Unidos se les integra, en España se les margina y se les humilla

"En Estados Unidos todos los niños con TDAH pasan a la primera fila de forma automática. Se les desarrolla, no se les margina",

 

En Estados Unidos se les integra, en España se les margina y se les humilla

 

TDAH - EL TRANSTORNO POR DEFICIENCIA DE ATENCION E HIPERACTIVIDAD


Foto: Libro de Dr. Luis Rojas Marcos

Lo primero que quiero indicar es lo que decía el Doctor y Catedrático en Psiquiatría, Dr. Luis Rojas Marcos, sobre algo importantísimo que quiero que todos los padres que lean este post, le enseñen a su profesor y al Director del Colegio a donde lleven a su hijo o hija y que padezcan este síntoma de TDAH: "En Estados Unidos todos los niños con TDAH pasan a la primera fila de forma automática. Se les desarrolla, no se les margina".Es decir debemos de exigir a los colegios que presten una atención especial a nuestros hijos que les detecten la Hiperactividad. EXIGIR SI, en vez de tanta huelga política.

La mayoría de los padres y profesores los definen como ruidosos, maleducados, inquietos y pesados, sin embargo, desconocen la verdadera causa de este comportamiento. El Trastorno por Deficiencia de Atención e Hiperactividad (TDAH), el más frecuente en los niños, es un trastorno del neurodesarrollo que deteriora la calidad de vida de los pequeños y su relación con el entorno. ¡Conócelo a fondo!

Sus manifestaciones no se originan siempre al mismo tiempo, por lo que, dependiendo de los síntomas, podemos distinguir tres subtipos de este trastorno:

TDAH Hiperactivo-compulsivo
, en el que destacan los síntomas de hiperactividad e impulsividad.

TDAH inatento, en el que predomina la falta de atención de los niños.

TDAH combinado, donde el niño presenta una mezcla de todos los síntomas.

EL TDAH es un trastorno de origen neurobiológico de inicio en la edad infantil y cuyos síntomas pueden perdurar hasta la edad adulta. Es uno de los trastornos psiquiátricos con mayor prevalencia y representa uno de los motivos más frecuentes de consulta debido a las enormes consecuencias en los diferentes aspectos de la vida del paciente. Las repercusiones potenciales que tiene sobre el desarrollo personal y familiar de la persona afectada hacen que sea uno de los trastornos más investigados en los últimos años.

El TDAH es uno de los motivos más frecuentes por los que los niños son remitidos al pediatra, neuropediatra o al equipo de salud mental debido a que presentan problemas de conducta. De hecho, el TDAH es uno de los trastornos psiquiátricos (neurobiológicos) del niño y del adolescente más preponderante, dominante Y prevalente

El término "COMORBIDAD" tiene habitualmente dos definiciones:

1.- Indica una condición médica que existe simultáneamente pero con independencia de otra en un paciente (esta es la definición más antigua y la más correcta).

I2.- indica una condición médica en un paciente que causa, es causada o esta relacionada de cualquier modo con otra condición en el mismo paciente (esta es una definición más nueva, no estándar y menos aceptada).

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno de origen neurobiológico que se inicia en la edad infantil y que afecta entre un 3-7% de los niños en edad escolar. Se caracteriza por un nivel de impulsividad, actividad y atención no adecuadas a la edad de desarrollo. Muchos niños y adolescentes con TDAH tienen dificultades para regular su comportamiento y ajustarse a las normas esperadas para su edad y, como consecuencia, presentan dificultades de adaptación en su entorno familiar, escolar y en las relaciones con sus iguales. A menudo rinden por debajo de sus capacidades y pueden presentar trastornos emocionales y del comportamiento

La hiperactividad, hace que estos niños muestran una actividad motriz elevada en diferentes ámbitos. Tienen grandes dificultades para permanecer quietos cuando las situaciones lo requieren, tanto en plena clase como en el patio durante el recreo.

Hablan en exceso y producen demasiado ruido durante actividades tranquilas. La hiperactividad en adolescentes suele ser menos evidente, predominando una sensación interna de inquietud, tratando de hacer varias cosas a la vez y pasando de una actividad a otra sin finalizar ninguna.

No atienden lo que hace que se dificulte el poder mantener la atención durante un período de tiempo, tanto en tareas académicas como familiares, como sociales. A los niños les resulta difícil priorizar las tareas, persistir hasta finalizarlas y evitan actividades que suponen un esfuerzo mental sostenido. Tienden a ir cambiando de tareas sin llegar a terminar ninguna. A menudo parecen no escuchar. No siguen órdenes ni instrucciones y tienen dificultades para organizar tareas y actividades con tendencia a los olvidos y pérdidas frecuentes. Suelen distraerse con facilidad ante estímulos irrelevantes.

En situaciones sociales, la inatención suele manifestarse por cambios frecuentes de conversación, con dificultades para seguir las normas o detalles en actividades y/o juegos.

A nivel evolutivo, la inatención suele aparecer más frecuentemente durante la etapa escolar, cuando se requiere de una actividad cognitiva más compleja, y persiste significativamente durante la adolescencia y la edad adulta.

La impulsividad se manifiesta por impaciencia, dificultad para aplazar respuestas y para esperar el turno, interrumpiendo con frecuencia a los demás. A menudo los niños dan respuestas precipitadas antes de que se hayan completado las preguntas, dejándose llevar por la respuesta prepotente (espontánea y dominante).

Durante los primeros años, la impulsividad hace que el niño parezca «estar controlado por los estímulos» de forma que tiene tendencia a tocarlo todo. En la edad escolar, interrumpen constantemente a los otros y tienen dificultades para esperar su turno.

La impulsividad en la adolescencia conlleva un mayor conflicto con los adultos y una tendencia a tener más conductas de riesgo (abuso de tóxicos, actividad sexual precoz y accidentes de tráfico). Por el contrario los niños medicados a partir de los 6 años, cuando llegan a la adolescencia son menos propensos a tomar sustancias, tipo drogas y demás sustancias, tan en moda y permisible por las autoridades. Ya animaba a los jóvenes el Viejo Profesor, y alcalde de Madrid. Un porro no hace daño, decía el ignorante con cara de buena persona,

Más del 80% de estos niños seguirán padeciendo problemas durante la adolescencia, y entre el 30 y el 65% en la edad adulta.

1. Hiperactividad. Son niños inquietos, que hablan en exceso y tienen dificultades para estar sentados durante mucho tiempo, encontrándose casi siempre en movimiento.

2. Impulsividad. Hacen lo primero que se les ocurre o les apetece, respondiendo sin pensar y comprendiendo las consecuencias de sus actos demasiado tarde.

3. Falta de atención. Son niños que se distraen fácilmente con cualquier cosa, dejando lo que estaban haciendo a medias.

Este trastorno suele ser diagnosticado antes de los 7 años, normalmente con la entrada al colegio, a través de diversas evaluaciones médicas, tests pedagógicos y una completa entrevista con los padres.

¿Cuál es el tratamiento para los niños que tienen TDAH?

El tratamiento requiere un complejo programa donde deben estar incluidos los padres, profesores, médicos y psicólogos. Debe coordinar los siguientes aspectos:

• Un tratamiento psicológico que implica tanto la terapia individual para el pequeño como la familiar. En la psicoterapia suele enseñarse a los niños a controlarse, a observar e identificar sus actividades consideradas inapropiadas, e intentar reducirlas. En cuanto a la psicoeducación para padres, se muestran los escasos límites, pero estables, que deben marcarle al pequeño.

• Es necesaria una intervención psicopedagógica y escolar para apoyar y ayudar al pequeño en las actividades en las que esté más necesitado.

• El tratamiento farmacologico aplicado al TDAH se basa principalmente en estimulantes y no estimulantes. El metilfenidato es un estimulante, derivado de las anfetaminas y aunque es eficaz entre el 60 y el 75% de los niños, suele producir temor en los padres al ser un psicoestimulante. La atomoxetina, al contrario, es un nuevo fármaco no anfetamínico que ha demostrado también su eficacia frente a este trastorno
.

El profesor y catedrático en Psiquiatría Luis Rojas Marcos, sevillano de 65 años, también tuvo la ocasión de prender un fuego cuando era pequeño. "De niño me fui a la playa con unos amigos y se me ocurrió la gran idea de prender un fuego con matorrales. De ahí, directamente vino a buscarme la Guardia Civil".

Es una gran personaje que padeció también TDHA, les adjunto el enlace de una entrevista con él, porque es muy importante que lo lean y verán como siempre he mantenido que grandes hombres y mujeres han sido portadores de esta anomalía en su niñez y luego han sido grandes personajes en todas las parcelas y actividades de la vida humana.

http://www.hiperactividadmedicosypacientes.com/reto_5.html

Este doctor insiste en que estos niños necesitan apoyo familiar y escolar. "En Estados Unidos todos los niños con TDAH pasan a la primera fila de forma automática. Se les desarrolla, no se les margina", señala. Otra asignatura pendiente de nuestros políticos de Educación y Ciencia, claro estando al frente de las instituciones, personas con la minima calidad intelectual y académica, que se puede esperar.

Entren también en este próximo enlace GUIA DE PRACTICA CLINICA SOBRE EL TRANSTORNO POR DEFICIT DE ATENCION CON HIPERACTIVIDAD (TDAH) EN NIÑOS Y ADOLESCENTES.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada